María Isabel Patiño (Colombia)

IMG_20200629_152535_897 (1).jpg

María Isabel Patiño. Nacida en Armenia, 1993.

Diseñadora Gráfica de profesión, Artista Plástica por pasión, escritora y poet(r)iza por vocación. Docente universitaria y de instituciones educativas en diferentes proyectos concertados con el Ministerio de Cultura y la Gobernación de Santander en conjunto con algunas fundaciones regionales sin ánimo de lucro que propenden por el desarrollo del arte en las comunidades menos favorecidas. Ganadora del estímulo Beca Bicentenario otorgado por la Gobernación de Santander con la novela El diluvio de las luciérnagas, 2017. Finalista del XI Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador de Salamanca, España (versión 2019) con su poemario Marejada. Ganadora del estímulo a la creación Bucaramanga Cree En Tu Talento con el poemario Lejanía (2020). Su trabajo plástico ha sido expuesto en diferentes salones regionales e internacionales de artes visuales, lo que le ha valido reconocimientos. Actriz de teatro del grupo Esquinofrenia Teatro. Vive y trabaja en Bucaramanga.

Regresar a Residentes

Las Cosas.png

"Las cosas que nunca se debieron ir".  

Mixta sobre madera. 2018


Dimensiones Variables 
(cada cuadro: 20 cms x 20 cms) 
80 cms x 80 cms en total

Las mujeres somos -en parte-, el reflejo de otras a lo largo de la vida. Nos construimos sobre modelos femeninos desde que somos párvulas, nos definimos, redefinimos y deconstruimos en medio de una sociedad machista que exige mucho más de lo que ofrece (y en desigual medida). En esta propuesta artística, “Las cosas que nunca se debieron ir” hace una apología a aquellos anhelos de infancia, en donde el croma tiene el lenguaje de la expresión por medio de un fondo negro y sus figuraciones en torno a los rayos ultravioleta de las pinceladas, de la luz y de la obscuridad que juega a una ambigüedad nostálgica rememorando aquellas imágenes que hicieron parte de la infancia de la artista. Cada cuadro contiene una historia particular, a excepción de uno sólo: el único que tiene el fondo violeta con la flor negra, señal de la mística femenina y de aquel útero que se rehúsa a ser estático y a obedecer cánones en su adultez de mujer para llevar consigo toda una reivindicación de feminidad a través de su pasado turbulento, enfrentando el presente con los sueños a cuestas a través del sueño de la realidad.